A n á l i s i s · y · P r o p u e s t a s
S U M A R I O
03/03/2004
Estados Unidos contra corruptos y tiranos. Obiang en la lista de proscritos
Malabo Análisis
26/12/2003
España reedita el fracaso
Malabo Análisis
04/11/2003
EL crimen según Obiang
Malabo Análisis
24/10/2003
Kofi Annan nombra un mediador internacional entre Guinea Ecuatorial y Gabón
Por Severo Moto Nsa
24/10/2003
Informe Global de la Corrupción, 2003
Por Peter Eigen, Presidente Transparencia Internacional
09/10/2003
El deber de la seguridad
Por Severo Moto
09/10/2003
La maldición del petróleo
Por Malabo Análisis
19/09/2003
El trabajo de un outsider
Por Pedro Nsué
03/09/2003
La verdad sobre Mbañe
Por Max Liniger-Goumaz
29/08/2003
"Okumeitor" el depredador
Malabo Análisis
25/08/2003
¡Obiang se proclama Dios!
Por Severo Moto
04/08/2003
Indultar para Insultar
Malabo Análisis
10/07/2003
Asesinatos a la carta. El crimen institucional como política de estado
Malabo Análisis
05/07/2003
¿Se le debe conceder asilo político a Obiang?
Por Severo Moto
27/05/2003
La persecución del tirano
Malabo Análisis
18/04/2003
Oro negro a raudales
Por Ana Camacho
17/04/2003
España y el Gobierno Técnico, miedo masivo a la Libertad
Malabo Análisis
17/04/2003
La lucha por el petroleo, la guerra de fronteras y las causas diplomáticas
Malabo Análisis
09/04/2003
La cuenta atrás del Régimen de Obiang ha comenzado
Declaración
Severo Moto Nsa
07/04/2003
Historia de una paloma genéticamente modificada
Por
Pedro Nsué
05/04/2003
La doble vara de medir de las izquierdas europeas
Por
Severo Moto
03/04/2003
20 Aniversario del Partido del Progreso
Por
Donato Ndongo-Bidyogo
31/12/2002
De Chad a Nigeria
Malabo Análisis
31/12/2002
La república del cáncer
Por
Severo Moto
27/12/2002
Mapa petrolero
Malabo Análisis
27/12/2002
Economía del petróleo
Malabo Análisis
22/12/2002
El petróleo que nunca
existió

Por
Severo Moto
21/12/2002
Farsa electoral. Voladura programada del CPDS
Por
Severo Moto
17/12/2002
Proclaremos un Gobierno Técnico en Malabo de manera pacífica
Entrevista con
Severo Moto
3/11/2002
Economías de monocultivo. Se siembra y cosecha corrupción
Por Ana Camacho


 

Crimén / Una nueva provocación

ASESINATOS A LA CARTA
El crimen institucional como
política de Estado
Malabo Análisis • 10-07-2003

El asesinato de la cooperante española Isabel Sánchez a manos de un militar guineoecuatoriano, que con gran exhibición de recursos y declaraciones todas las partes han descargado de importancia, es una reedición de cosas ya conocidas. El Gobierno de Obiang, el embajador de España en Guinea, la ministra de Asuntos Exteriores española y otros muchos, han puesto el énfasis en descargar de importancia política el asesinato. El Gobierno Español y la clase política española han reeditado por enésima vez su antiguo desprecio por el pueblo de Guinea Ecuatorial y su desprecio incluso, por la vida de sus conciudadanos.

Para los guineoecuatorianos es evidente que el crimen selectivo de Estado constituye el eje vertebrador de la política interior y exterior del General Obiang y no nos parece oportuno dedicarle más tiempo a asunto en el que todos los analistas de aquí y de allá coinciden, excepto, oh sorpresa, la clase política y periodística española siempre dispuesta a alimentar expectativas cuando de Obiang se trata.

La clase política española jamás ha sentido la más mínima simpatía por los derechos del pueblo de Guinea Ecuatorial e incluso por los derechos de sus conciudadanos cuando habitan o residen en Guinea Ecuatorial. Su posición, con ligeros matices, siempre es la misma, simpatía cien por el General Obiang. ¿Cómo explicar tanta aberración?.

“No, no, es no es así”, se justifican unos y otros. “Nosotros —dicen —hemos condenado el crimen”, dando a entender que su honrada conducta ha tocado techo y que ahí expiran todas sus resposibilidades hasta el próximo crimen. ¿Por qué tanta complacencia con los tiranos?, ¿por qué la clase política española se comporta con tanta debilidad ante individuos como Obiang, Fidel Castro o Chávez?, ¿qué ocurre?.

En fin, es evidente, que con la condena formal, se agotan todas sus posibilidades, los hechos son tozudos. Pero la pregunta clave es, ¿cómo explicar tal conducta?. Las cosas ocurren de una u otra manera por razones y causas y creemos que ha llegado el momento de dedicarle tiempo a discernir las razones y causas de tal conducta. Exponemos a continuación las razones, a nuestro parecer, de tal bochornosa conducta:

1. Anteposición de los intereses de Estado
a los Derechos Fundamentales
Es una forma de actuar y pensar que empuja a la clase política española a dar por buena todas las actividades, cualquiera que sea su naturaleza, con tal que produzcan un bien para el estado, para su economía o para una empresa española en particular. Tal forma de pensar se traduce en una conducta que básicamente consiste en ponerse una venda en los ojos y taparse la nariz, conducta a la que todos se aprestan y tienen alta consideración, que ensayan una y otra vez, y que ha depurado hasta obtener cotas de estilismo verdaderamente repugnantes. Para la clase política española la política exterior es algo así como el retrete por donde alivia la historia y donde todo vale, una concepción de la política exterior un tanto rancia y antigua.

Si hay que conseguir una cuadrícula de petróleo, un contrato para transformar el gas, pues sea, a taparse la nariz y esperar acontecimientos. ¿Que Obiang necesita cobrarse un fiambre para quitarse la presión de encima?. Pues sea. ¿Que no se consigue?. Pues ea, otra vez será y aquí no ha pasado nada. Es sin duda, una curiosa forma de pensar y comportarse y una prueba evidente de la superioridad moral de la clase política española.

2. Anteposición de los intereses de partido
a los derechos fundamentales
Cuando un partido político español se escandaliza, saliéndose del guión antedicho, quiere decir que encuentra en las actividades criminales de Obiang un argumento para sacar ventaja política respecto a su rivales en España. Su escándalo, todo hay que decirlo, siempre es muy atemperado y empieza y termina donde empiezan y terminan sus propios intereses políticos. Los derechos de sus conciudadanos bajo la bota de Obiang y los derechos de los guineoecuatorianos tienen un valor meramente instrumental en cuanto sirven a sus intereses políticos superiores. De nuevo es una prueba evidente de la superioridad moral de la clase política española.

3. Conducta corrupta lisa y llanamente
Las causas judiciales en Francia contra la desparecida compañía petrolera Elf y contra determinada clase política francesa ha sacado a la luz los bulliciosos flujos financieros de África a Paris para financiar la clase política de la metrópoli. Son cada vez más intensos los rumores de que Obiang financia a los partidos políticos españoles, a las personas dentro de los partidos políticos para comprar su voluntad y a Gabinetes de comunicación para comprar titulares de prensa en España. A Malabo Análisis llegan todo tipo de chismes, algunos con grandes visos de verosimilitud y otros en apariencia disparatados.

Lo ocurrido en Francia, no obstante, nos obliga a ser cautelosos y admitir que la verdad puede en ocasiones ser más imaginativa que la propia fantasía. No sabemos quien tirará de la manta y si se tirará de la manta. Sabemos eso sí, eso es lo que aparentan las cosas, que todo está a punto de romperse y que el despecho de Obiang, de alguno de sus familiares o el despecho de algunos españoles, defraudados por expectativas no cumplidas por Obiang pueden poner sobre el tapete un auténtico lodazal.


Espejo donde mirarse

Recomendamos a la clase política guineana que tome buena nota de que la conducta de los partidos políticos españoles hacia Guinea Ecuatorial no es precisamente un espejo donde mirarse y aprender. En los partidos políticos españoles conviene desbrozar los que es positivo de lo que es deleznable. Por guineoecuatorianos y por ser España nuestra antigua metrópoli percibimos de los partidos políticos españoles, básicamente, lo que más nos afecta y lo que más nos afecta deja mucho que desear.

Tenemos que tener la suficiente estatura política para elevarnos por encima de tanta miseria e intentar aprender de los partidos políticos españoles aquello que tiene de ejemplar para nosotros, la construcción responsable de su democracia, e intentar elevarnos por en cima de la politiquería odiosa que nos dispensan.



--------------------
Texto. Malabo Análisis


Primera
Malabo Análisis
Buen Gobierno
Tratado G3
Indicadores




















































••••••••

••••••••