A n á l i s i s · y · P r o p u e s t a s
S U M A R I O
03/03/2004
Estados Unidos contra corruptos y tiranos. Obiang en la lista de proscritos
Malabo Análisis
26/12/2003
España reedita el fracaso
Malabo Análisis
04/11/2003
EL crimen según Obiang
Malabo Análisis
24/10/2003
Kofi Annan nombra un mediador internacional entre Guinea Ecuatorial y Gabón
Por Severo Moto Nsa
24/10/2003
Informe Global de la Corrupción, 2003
Por Peter Eigen, Presidente Transparencia Internacional
09/10/2003
El deber de la seguridad
Por Severo Moto
09/10/2003
La maldición del petróleo
Por Malabo Análisis
19/09/2003
El trabajo de un outsider
Por Pedro Nsué
03/09/2003
La verdad sobre Mbañe
Por Max Liniger-Goumaz
29/08/2003
"Okumeitor" el depredador
Malabo Análisis
25/08/2003
¡Obiang se proclama Dios!
Por Severo Moto
04/08/2003
Indultar para Insultar
Malabo Análisis
10/07/2003
Asesinatos a la carta. El crimen institucional como política de estado
Malabo Análisis
05/07/2003
¿Se le debe conceder asilo político a Obiang?
Por Severo Moto
27/05/2003
La persecución del tirano
Malabo Análisis
18/04/2003
Oro negro a raudales
Por Ana Camacho
17/04/2003
España y el Gobierno Técnico, miedo masivo a la Libertad
Malabo Análisis
17/04/2003
La lucha por el petroleo, la guerra de fronteras y las causas diplomáticas
Malabo Análisis
09/04/2003
La cuenta atrás del Régimen de Obiang ha comenzado
Declaración
Severo Moto Nsa
07/04/2003
Historia de una paloma genéticamente modificada
Por
Pedro Nsué
05/04/2003
La doble vara de medir de las izquierdas europeas
Por
Severo Moto
03/04/2003
20 Aniversario del Partido del Progreso
Por
Donato Ndongo-Bidyogo
31/12/2002
De Chad a Nigeria
Malabo Análisis
31/12/2002
La república del cáncer
Por
Severo Moto
27/12/2002
Mapa petrolero
Malabo Análisis
27/12/2002
Economía del petróleo
Malabo Análisis
22/12/2002
El petróleo que nunca
existió

Por
Severo Moto
21/12/2002
Farsa electoral. Voladura programada del CPDS
Por
Severo Moto
17/12/2002
Proclaremos un Gobierno Técnico en Malabo de manera pacífica
Entrevista con
Severo Moto
3/11/2002
Economías de monocultivo. Se siembra y cosecha corrupción
Por Ana Camacho


 

Lucha / El reparto del botín

ESTADO GENERAL DE CORRUPCIÓN
La lucha por el petróleo, la guerra de fronteras y las causas diplomáticas
Por Malabo Análisis • 17-04-2003


El 20 de Enero de 2003, Los Angeles Times, citando fuentes de Global Witness y de su testigo Gavin Hayman, hizo público que The Riggs Bank (banca personal bajo control de un círculo familiar de la rama Dupont), con sede en Washington, ha mantenido hasta la fecha un saldo estable entre 300-500 millones de dólares en la cuenta bajo control personal de Teodoro Obiang quien no tuvo más alternativa, ante la clamorosa evidencia de las pruebas y los datos, que confirmar en Londres su existencia. Existencia que justificó porque estaba bajo control de tres funcionarios del Ministerio de Hacienda de Guinea Ecuatorial y que era utilizada para los pagos de la industria petrolera. Su respuesta, desde luego, ni explicaba ni explica los movimientos financieros que se desprenden de los extractos bancarios y que obedecen, a todas luces, a los designios personales de Obiang Mbasogo y su familia directa. Global Witness ha requerido al Ministerio de Justicia de EE UU para que inicie las investigaciones oportunas.

De igual modo, Global Witness se interroga sobre la legalidad del proceder de las petroleras. La pregunta que se hace Malabo Análisis es de igual calado ¿por qué razón las petroleras ceden con tanta facilidad a los requerimientos de los dictadores? o ¿por qué dichos fondos no se ingresan en cuentas públicas del Estado?

Si los saldos son de 300-500 millones de media, existe una diferencia de 200 millones de manera constante, si además sabemos que desde dicha cuenta no se liquidan los intereses de la deuda ni se atienden los gastos del estado ¿qué pasa con la diferencia, hacia qué cuentas de desvían y con qué frecuencia? Los rumores señalan que los mencionados saldos se desvían hacia cuentas particulares en el HSBC de Malaisia y Singapur. Malabo Noticias no lo sabe.

> GEPetrol

GEPetrol es la empresa petrolera personal de Obiang para apoderarse de los recursos petroleros y gasísticos de Guinea Ecuatorial. Recientemente se ha adjudicado el bloque P (formado por la cuadrículas H e I, 17 y 18, respectivamente), dejándose acompañar por Petronas, Ocean Energy (Operador) y Atlas. Nadie duda de que se trata de comodines internacionales para encubrir el apoderamiento de grandes recursos gasísticos ypetroleros, pero sobre todo gasísticos, que atesora el bloque P. ¿Cómo es posible que cosa tan variopinta ocurra sin que nada pase y nadie diga basta? Sin duda porque las decisiones se toman con el concurso de apoyos y ayudas internacionales que generan equilibrios y contrapesos que se enhebran para obtener margen de maniobra. ¿Obtiene Obiang dichas licencias en condiciones de igualdad con el resto de empresas petroleras? Es evidente que no. Lo hace porque su poder absoluto se lo permite. Lo hace porque su ambición es desordenada e ilimitada y lo hace sin tener en cuenta que las riquezas que atesora nuestro subsuelo son riquezas de los guineo ecuatorianos y riquezas que la Humanidad necesita y que de ningún modo puede permitirse que se administren de manera caprichosa y corrupta. 

A la pregunta ¿puede la Humanidad y el pueblo guineo ecuatoriano permitir abuso tan grande?, sólo es posible responder con un ‘no’ seco y rotundo. No existen vías de escape o interpretativas. El proceder de Obiang y sus compinches excede el derecho, el sentido común y la razón.


> La lucha por el petróleo

La lucha por las licencias es una lucha sorda, pero de una fiereza inusitada entre compañías. No se discuten los medios, incluido el de la guerra, porque se persigue un fin que todo parece justificarlo, la conquista de las fuentes del petróleo. Pero es una lucha que tiene tres actores, los tiranos de turno y los intereses geoestratégicos de EE UU y Francia. Francia se empecina en mantener su imperio colonial y los mercados cautivos que de dicho imperio se derivan, particularmente en África. Estados Unidos, al revés, quiere diluir el formato imperial de Francia y liberar territorio y materias primas para la libertad de mercado y comercio. Son dos puntos de vista enfrentados que movilizan grandes fuerzas de choque y que a todos conviene tener bien presente.

Los tiranos aparecen como los terceros en discordia, supervivientes aventajados que hacen su agosto contrabalanceándose de un lado a otro. Cuando la lucha por los recursos entre Francia y EE UU se libra en el terreno de los decretos gubernamentales, la victoria siempre se inclina del lado de los que consiguen atraerse a los dictadores de turno. Los procedimientos son siempre los mismos, usar la fuerza e inspirar temor para que el tirano de turno se ponga de tu lado, o todo lo contrario, sobornarle para atraerle a tu bando. A los guineanos, dicho con todo respeto pero bien alto, nos atrae mucho más, aunque no nos conmueva, la posición de EE UU. En la posición de EE UU existen componentes de civilización y políticos, es bueno decirlo, mucho más interesantes y respetables que en la posición francesa que se reduce a la enésima reedición de la misma basura neocolonial de siempre.


> Guerras de fronteras

Cuando las situaciones se enquistan y uno de los bandos se siente perdedor, acude a todos los medios para continuar su pugna por los recursos petroleros, diamantíferos, mineros, forestales, etc. En el caso de Guinea Ecuatorial, Francia está llevando la pugna a la política, animando candidatos financiados y sostenidos por sus petroleras, y a los movimientos militares, inspirando movimientos de tropas en Gabón, con la invasión del islote Mbañe, con el exclusivo objetivo de impedir la puesta en explotación del bloque correspondiente al estuario del Río Muni, por un lado y, por otro, animando litigios fronterizos desde Camerún y Nigeria para debilitar la posición de Obiang y EE UU.

La presión está siendo tan brutal que para desbloquear las cuadrículas fronterizas con Camerún, Obiang ha contratado los servicios de un gabinete jurídico de París para poner sobre la mesa, fuera del derecho internacional, fuera de la legalidad internacional, la negociación de las fronteras. Fronteras legítimamente constituidas y bien definidas en los organismos internacionales. ¿Qué está ocurriendo para que puedan ser objeto de manoseo en los despachos?

Todos los analistas internacionales coinciden en el mismo diagnóstico, se está fraguando la reapertura a la negociación, mediante compra o cesión de la adjudicación del bloque N (estuario) a favor de petroleras francesas, del bloque P (al Sur de Río Campo), mediante reventa de la participación de GEPetrol a petroleras francesas y de los bloques al Este de la Isla de Bioco en beneficio de petroleras francesas. Los franceses están intentando apoderarse de parte del pastel, el que se considera más prometedor, entrando por la puerta de atrás y con la complicidad de Obiang.

¿Consentirá EE UU, tal proceder? No lo sabemos. Su poder es inmenso pero no ilimitado. ¿Dónde está la trampa o la fortaleza de la posición de Francia y Obiang?


> La guerra diplomática

La fortaleza de Francia y Obiang radica en atraer España hacia sus posiciones. España, la antigua metrópolis, no está presente en el negocio petrolero pero tiene a su vez intereses geoestratégicos en la zona, a saber, mantener la identidad cultural y la integridad territorial de Guinea Ecuatorial. ¿Si nosotros amenazamos las fronteras de Guinea Ecuatorial, se pregunta Francia, qué reacción lógica cabe esperar de España? Pues la que parece lógica e inmediata, acudir en defensa de Obiang para defender la integridad territorial de Guinea Ecuatorial. Francia necesita a Obiang para obtener lo que desea, EE UU necesita a Obiang para que no altere sus concesiones y Obiang necesita a España para seguir aplastando a la oposición guineo ecuatoriana.

A estas alturas, es evidente que los EE UU, y más en España, resultan un blanco fácil para acusarles de ser los verdaderos beneficiarios de los recursos petroleros de Guinea Ecuatorial. De la tensión que se avecina, es más que previsible que el cuerpo diplomático al completo, la clase política española y los medios de comunicación se pongan de parte de Obiang y utilicen a EE UU como blanco de sus dardos. Francia acaricia la posibilidad de impedir la puesta en funcionamiento del oleoducto de Chevron, Exxon y Petronas, que partiendo de Chad termina en la costa camerunesa y para que tal cosa ocurra es del todo indispensable desestabilizar la zona. ¿Cómo?, pues sencillo, Guinea Ecuatorial es el eslabón más débil y por otra parte el bocado más apetitoso. Camerún y Gabón necesitan expandir su zona de influencia aprovechándose de Guinea Ecuatorial.


> ¿Por qué produce escalofríos todo el proceso?

Por lo de siempre, porque se movilizan muchos recursos y artillería para burlar siempre al mismo, al pueblo de Guinea Ecuatorial, a los guineo ecuatorianos. La libertad, la prosperidad y nuestros derechos civiles no entran en la agenda de la clase política, periodística y diplomática española y europea. De otro lado es obvio que los guineo ecuatorianos estamos muy lejos de los EE UU y que el bienestar y los derechos de los guineo ecuatorianos no forman parte, precisamente, de su agenda de prioridades. Desde el embajador John Bennet, antiguo embajador de los EE UU en Malabo, hasta hoy, vemos cómo su interés por los derechos políticos decae en la misma medida que sus objetivos comerciales se satisfacen.

Y siendo así, algo muy significativo, sin embargo, ha cambiado. Ha cambiado que los guineo ecuatorianos, de manera masiva, sabemos por primera vez, lo que está pasando, lo sabemos, incluso en su letra pequeña. Sabemos los devaneos anexionistas del jefe de gobierno de Gabón, Jean Francois Ntoutoume-Emane, sabemos lo que se discute en algunas covachas de Francia y España y conocemos los círculos que en Estados Unidos promueven separar comercio y derechos humanos, círculos con gran predicamento en Europa, para mayor gloria de los dictadores. Ahora lo conocemos y como lo conocemos, alimentamos nuestras propias expectativas y confiamos en que la verdad se abrirá paso, ahora sí.

Ahora sabemos que Obiang es el problema y todo lo demás excusas. Siempre lo hemos sabido pero por una u otra razón ahora lo sabemos aún con más precisión, Obiang con sus compinches de aquí y de allá, constiutyen el núcleo del problema. Se nos puede ignorar o aplastar pero no engañar. Cada parte está donde quiere estar. ¿Cuántos proyectos existen para sustituir a Obiang por otro Obiang?. Francia, por si acaso, tiene el suyo con el títere Manuel Rubén Ndong, escritor francófono guineoecuatoriano afincado en París, a la cabeza. Un Obiang para sustituir a otro Obiang, asistido por ElfTotalFina, que opera con el apoyo de Julio Ndong Ela Mangue, exministro del interior con Obiang, refugiado en Barcelona; Santiago Eneme, alias ALANDI, primo de Obiang y refugiado en Valencia; Eloy Eló, ex Fiscal General de Obiang y Bonifacio Nguema Esono, exvicepresidente de Macías, refugiados respectivamente enValencia. Esta es uno de las proyectos pero existen más. ¿Triunfará alguno?. No. Es evidente que no. El verdadero candidato de Francia, Estados Unidos y España sigue siendo Obiang.

La diferencia entre EE UU y Francia es que cuando Estados Unidos peleaba por licencias petroleras amenazó a Obiang con los derechos humanos y las libertades y encontró en el ex embajador Bennet un formidable ariete para debilitar a Obiang. A los guineo ecuatorianos nos gustó. Nos gustó a todos y todos pudimos sentir su efecto benefactor. Bien es cierto que cuando los EE UU alcanzaron sus objetivos la causa de la Libertad pasó a mejor vida.

Francia, no. A Francia no le interesa la libertad ni los derechos humanos, es un discurso muy peligroso que amenaza las bases de su imperio colonial. Francia invoca las palabras libertad y democracia con el único afán de marear a la opinión pública, no es lo suyo, los suyo es la conspiración perpetua, amenazar con la guerra de fronteras ahora, con los hombres clan después, o al tiempo si viene al caso, para sustituir a Obiang por otro Obiang. Las diferencias son muy notables. Entre ambas posibilidades se puede y se debe elegir





--------------------
Texto. Malabo Análisis


Primera
Malabo Análisis
Buen Gobierno
Tratado G3
Indicadores




















































••••••••

••••••••