A n á l i s i s · y · P r o p u e s t a s
S U M A R I O
03/03/2004
Estados Unidos contra corruptos y tiranos. Obiang en la lista de proscritos
Malabo Análisis
26/12/2003
España reedita el fracaso
Malabo Análisis
04/11/2003
EL crimen según Obiang
Malabo Análisis
24/10/2003
Kofi Annan nombra un mediador internacional entre Guinea Ecuatorial y Gabón
Por Severo Moto Nsa
24/10/2003
Informe Global de la Corrupción, 2003
Por Peter Eigen, Presidente Transparencia Internacional
09/10/2003
El deber de la seguridad
Por Severo Moto
09/10/2003
La maldición del petróleo
Por Malabo Análisis
19/09/2003
El trabajo de un outsider
Por Pedro Nsué
03/09/2003
La verdad sobre Mbañe
Por Max Liniger-Goumaz
29/08/2003
"Okumeitor" el depredador
Malabo Análisis
25/08/2003
¡Obiang se proclama Dios!
Por Severo Moto
04/08/2003
Indultar para Insultar
Malabo Análisis
10/07/2003
Asesinatos a la carta. El crimen institucional como política de estado
Malabo Análisis
05/07/2003
¿Se le debe conceder asilo político a Obiang?
Por Severo Moto
27/05/2003
La persecución del tirano
Malabo Análisis
18/04/2003
Oro negro a raudales
Por Ana Camacho
17/04/2003
España y el Gobierno Técnico, miedo masivo a la Libertad
Malabo Análisis
17/04/2003
La lucha por el petroleo, la guerra de fronteras y las causas diplomáticas
Malabo Análisis
09/04/2003
La cuenta atrás del Régimen de Obiang ha comenzado
Declaración
Severo Moto Nsa
07/04/2003
Historia de una paloma genéticamente modificada
Por
Pedro Nsué
05/04/2003
La doble vara de medir de las izquierdas europeas
Por
Severo Moto
03/04/2003
20 Aniversario del Partido del Progreso
Por
Donato Ndongo-Bidyogo
31/12/2002
De Chad a Nigeria
Malabo Análisis
31/12/2002
La república del cáncer
Por
Severo Moto
27/12/2002
Mapa petrolero
Malabo Análisis
27/12/2002
Economía del petróleo
Malabo Análisis
22/12/2002
El petróleo que nunca
existió

Por
Severo Moto
21/12/2002
Farsa electoral. Voladura programada del CPDS
Por
Severo Moto
17/12/2002
Proclaremos un Gobierno Técnico en Malabo de manera pacífica
Entrevista con
Severo Moto
3/11/2002
Economías de monocultivo. Se siembra y cosecha corrupción
Por Ana Camacho


 

Riqueza forestal / Saqueo


NUESTROS BOSQUES PODRÍAN DESAPARECER
ENTRE EL 2012-2018 SEGÚN EL FMI
"Okumeitor", el depredador

Por Malabo Análisis • 29-08-2003

Nuestros bosques cubren alrededor de 2,2 millones de hectáreas, el 78,5% de la superficie del país, de las cuales 1,5 millones están afectadas por concesiones de explotación cuya principal beneficiaria es la empresa Shimmer (de capital malaisio) que exportará en 2003 alrededor del millón de metros cúbicos. Desde 1990 la actividad maderera, extractiva y exportadora, ha aumentado vertiginosamente situándose como segundo sector económico después del petrolero. La gestión de nuestros bosques, como tantas otras cosas, está en manos de la insaciable familia de Obiang y en el caso que nos ocupa de Teodoro Obiang Junior, dueño y señor de nuestros bosques, a la sazón ministro del área, alias “el talador” o “okumeitor”, (el exterminador del okumé).

“Okumeitor” forma parte del Consejo de Administración y es importante accionista de Shimmer. Poco importa que sea el Ministro de Bosques y Medio Ambiente y que ambas circunstancias, la de accionista de la principal compañía forestal y la de ministro, coincidiendo en su persona, sea deontológicamente intolerable. Hay que suponer que su condición de hijo del "que se acaba de proclamar Dios", le proporciona licencia para eso y para cualquier tipo de extorsión o extravagancia, por encima del derecho, de la ley y de todo lo que cabe imaginar.


> Okumeitor y sus políticas destructivas

Las políticas de explotación de los bosques diseñadas por los organismos internacionales, responden a dos patrones:

Garantizar la sostenibilidad del bosque, tiene que ser productivo a través del tiempo.
Incorporar medidas de desarrollo social orientadas a la prosperidad y a las sostenibilidad de los actuales recursos forestales.

Es fácil imaginar que ninguna de las dos cosas se cumple y que ambos propósitos están muy lejos de los objetivos de un petroestado fracasado, corrupto y criminal.

Los bosques de Bioco han sido seriamente dañados y según el Fondo Monetario Internacional, los recursos del bosque de Guinea Ecuatorial podrían extinguirse al actual ritmo de extracción entre los años 2012-21018. La vigilancia de los bosques y de la forma de explotación corresponde en teoría a la llamada Guardia Forestal. En la práctica la supuesta Guardia Forestal es un pequeñito ejército privado cuya verdadera función es colmar los antojos de “okumeitor”.

Según la ley de 18 de julio de 1997 que se redactó con la asesoría de los Organismos Internacionales los bosques de Guinea Ecuatorial se dividen en dos dominios:
Dominio productivo (zonas adjudicada a la explotación forestal bajo determinadas condiciones de sostenibilidad). Zona que a su vez se subdivide en:
Bosque primario y secundario situado dentro de fincas
Bosques comunales cuyos derechos corresponden a comunidades locales
Bosques nacionales pertenecientes al Estado
Dominio de conservación (zona reservada a su preservación en estado virgen por sus características como ecosistema)

Para todos los casos de explotación de bosques productivos es preceptivo una autorización administrativa. En el caso de los bosques comunales los derechos de explotación corresponden a las comunidades locales en respeto a sus derechos históricos y en el caso de los bosques nacionales su explotación según el texto de la ley solo es posible en sociedad con el estado que retiene la mayoría del capital social.

Hasta aquí la teoría, en la práctica las concesiones madereras no respetan la áreas productivas definidas en la ley y la participación pública es nominal. Son concesiones en sus totalidad privatizadas en las que la parte que corresponde al estado, que debe ser del 51% como mínimo, está instrumentalizada por “okumeitor”. No existen concesiones comunales y muy pocas autorizaciones han sido concedidas para explotar los recursos de fincas privadas. En la práctica, por arte de birlibirloque, todo es bosque nacional y a merced de los antojos de “okumeitor”.

Para Río Muni hay registradas más de 100 licencias y según la ley las concesiones, cada concesión no puede superar las 50.000 hectáreas, cada sociedad no puede tener más de una concesión y las concesiones no pueden ser inferiores a 5 años ni superiores a 15. La ley también regula los periodos de descanso imprescindibles para la explotación del bosque (artículo 53 de la Ley). Según la misma Ley, artículo 35, las compañías están obligadas a procesar como mínimo el 60% de su producción bajo amenaza de severas multas de hasta el 10% del valor de su producción total. Medida que afecta a todas las compañías con concesiones de más de 10 mil hectáreas por más de 10 años y que las obliga a disponer de su propia unidad de procesamiento y transformación (serrerías...)

Hasta aquí la ley. En la práctica, de nuevo la corrupción. Todos los registros de exportación de madera certifican su condición de madera bruta y no existen en todo el continente más de 4 (cuatro) serrerías y 3 (tres) pequeñas unidades de procesamiento. El registro de licencias concedidas aporta testimonios de como se burla la ley con concesiones superiores a más de 50 mil hectáreas y más de una concesión a la misma empresa.

Si se rastrea el accionariado de buena parte de las empresas madereras titulares de licencia se podrá comprobar que todos los caminos conducen a la empresa Shimmer o si se prefiere a "okumeitor".

La ley, asimismo, establece medidas de preservación de las riberas de los ríos, de colinas con más de 45º de inclinación, de secuenciación del ritmo de explotación, de preservación de caminos (artículo 54) y un numero de obligaciones sociales, artículo 35, como la obligatoriedad de construir un centro de salud, una iglesia y escuela y casa para le profesor. Pues bien, disponemos de testimonios de cómo algunas empresas han tenido que desviar sus inversiones destinadas a cumplir con las obligaciones legales hacia las cuentas privadas de “okumeitor”, en algunos casos bajo amenazas muy graves para los enseres de las empresas y la vida de sus propietarios y gestores.

La Ley, como no podía ser de otra manera, obliga al estado a realizar inventarios regulares del estado del Bosque e inspecciones sobre el grado de cumplimiento de la normativa legal por parte de las empresas concesionarias. ¿Puede alguien imaginar a “okumeitor” ordenando invertir los ingresos procedentes de la explotación forestal en recursos de inspección y vigilancia?. ¿Es imaginable, en las actuales circunstancias, que los recursos correspondientes al Estado, ahora en la cuentas particulares de “okumeitor “ se dediquen a cumplir con la Ley para preservar la riqueza forestal de Guinea Ecuatorial?


> La realidad supera a la imaginación

En ocasiones se cae en la tentación que suponer que las cosas pueden estar mal pero nunca tan mal, aunque solo sea por la necesidad que todos experimentamos de combatir la depresión vital que produce tanto desvarío. La realidad, sin embargo, se encarga una y otra vez de despertarnos de tentación tan ingenua.

Los bosques originarios destinados a su preservación, parques nacionales, reservas científicas, refugios y santuarios animales (elefantes de colmillo salmón, gorilas...) están organizados en torno a nueve áreas protegidas. Seis en Río Muni, dos en Bioco, y unas más en Annobón, en total una extensión de 326 mil hectáreas protegidas por el artículo 14.

Lo previsible es que tanto atropello por parte de “okumeitor” se detuviera en los bosques declarados como productivos. Nada más falso. Todo el país incluido las zonas protegidas están siendo explotadas comercialmente.


> Producción maderera

La exportación de madera bruta no ha hecho más que crecer desde 1990. En 1991 la exportación maderera registrada ascendió a 169.579 metros cúbicos y en 1996 llegaba a 471.165. Si se tiene en cuenta que el máximo estimado para respetar los requisitos de sostenibilidad es de 400 mil y el máximo legal de 450 mil metros cúbicos se comprende mejor el estupor que produce saber que ya en 1997 se registraron 757.173 metros cúbicos de madera exportada (un 65% de okumé, un 23% de ilomba y anduk y el resto otras maderas).
Producción maderera 1997 (último registro disponible)
Empresa Nacionalidad Metros cúbicos
Shimmer Malaisia 321.237
Sofoge Líbano 83.744
ABM, S.A. España 24.328
Añisok Mongola España 50.826
Exfosa España 24.450
Ecuaforsa 25.319
Bu Forestal 16.124
Eguimasa 22.113
Chilbo Corea 14.135
Somavi 10.849
SAFI España 15.365
EFG Francia 19.428
Madenco 564
Tromad 9.039
Mafesa 1.109
Sinosa China 11.214
Coguimadera 21.474
Jonconmba 3.995
Agroforestal 2.251
Ekolsas 0
Matroguisa 25.589
Sofona 4.308
Alosa 0
Guiesma 15.004
Foguisa 0
Coteco 0
Isoroy España-Francia 0
CPF 2.865
Pilma 127
Sijifo China 31.274
TOTAL 757.173
Fuente: UICN 1988, “La conservación de los sistemas forestales de Guinea Ecuatorial en los albores del años 2000. (Oficina regional del UICN para África Central)

Hasta 1992 España era el principal mercado para las producción maderera y después de la incorporación de la empresa de malaisia, los mercados orientales, y particularmente China y Japón, son el principal destino de nuestra producción maderera.


> Ayuda al desarrollo

Guinea Ecuatorial ha recibido numerosa ayuda específica para le explotación de sus recursos forestales siguiendo los patrones internacionales de sostenibilidad y prosperidad para las poblaciones afectadas. En ningún caso y en ninguna ocasión ha sido utilizada cabalmente. Su destino ha sido siempre el mismo, las cuentas personales de “okumeitor”. El caso más llamativo de extorsión tiene que ver con la reserva de Monte Alen (Niefang) que cubre un área de 140 mil hectáreas y que ha sido merecedora de numerosas ayudas internacionales todas ellas desviadas hacia las cuentas personales de “okumeitor”. La reserva de Monte Alen, afectada por un proyecto sostenible pilotado por ECOFAC, está siendo explotada, sirva como ejemplo, por Shimmer, una subsidiaria de la compañía malaisia Rimbunan Hijau y, como ya se ha dicho, fuertemente vinculada a “okumeitor”.





--------------------
Texto. Malabo Análisis


Primera
Malabo Análisis
Buen Gobierno
Tratado G3
Indicadores




















































••••••••

••••••••