A n á l i s i s · y · P r o p u e s t a s
S U M A R I O
03/03/2004
Estados Unidos contra corruptos y tiranos. Obiang en la lista de proscritos
Malabo Análisis
26/12/2003
España reedita el fracaso
Malabo Análisis
04/11/2003
EL crimen según Obiang
Malabo Análisis
24/10/2003
Kofi Annan nombra un mediador internacional entre Guinea Ecuatorial y Gabón
Por Severo Moto Nsa
24/10/2003
Informe Global de la Corrupción, 2003
Por Peter Eigen, Presidente Transparencia Internacional
09/10/2003
El deber de la seguridad
Por Severo Moto
09/10/2003
La maldición del petróleo
Por Malabo Análisis
19/09/2003
El trabajo de un outsider
Por Pedro Nsué
03/09/2003
La verdad sobre Mbañe
Por Max Liniger-Goumaz
29/08/2003
"Okumeitor" el depredador
Malabo Análisis
25/08/2003
¡Obiang se proclama Dios!
Por Severo Moto
04/08/2003
Indultar para Insultar
Malabo Análisis
10/07/2003
Asesinatos a la carta. El crimen institucional como política de estado
Malabo Análisis
05/07/2003
¿Se le debe conceder asilo político a Obiang?
Por Severo Moto
27/05/2003
La persecución del tirano
Malabo Análisis
18/04/2003
Oro negro a raudales
Por Ana Camacho
17/04/2003
España y el Gobierno Técnico, miedo masivo a la Libertad
Malabo Análisis
17/04/2003
La lucha por el petroleo, la guerra de fronteras y las causas diplomáticas
Malabo Análisis
09/04/2003
La cuenta atrás del Régimen de Obiang ha comenzado
Declaración
Severo Moto Nsa
07/04/2003
Historia de una paloma genéticamente modificada
Por
Pedro Nsué
05/04/2003
La doble vara de medir de las izquierdas europeas
Por
Severo Moto
03/04/2003
20 Aniversario del Partido del Progreso
Por
Donato Ndongo-Bidyogo
31/12/2002
De Chad a Nigeria
Malabo Análisis
31/12/2002
La república del cáncer
Por
Severo Moto
27/12/2002
Mapa petrolero
Malabo Análisis
27/12/2002
Economía del petróleo
Malabo Análisis
22/12/2002
El petróleo que nunca
existió

Por
Severo Moto
21/12/2002
Farsa electoral. Voladura programada del CPDS
Por
Severo Moto
17/12/2002
Proclaremos un Gobierno Técnico en Malabo de manera pacífica
Entrevista con
Severo Moto
3/11/2002
Economías de monocultivo. Se siembra y cosecha corrupción
Por Ana Camacho


Empieza a correr el reloj

POLÍTICA DE PUERTAS CERRADAS
Estados Unidos contra corruptos y tiranos. Obiang en la lista de proscritos
Por Malabo Análisis • 03-03-2004


Teodoro Obiang en la lista de proscritos


> Antecedentes

El eco mediático dejado por las numerosas acusaciones que establecían fuertes conexiones entre la administración Bush y gobiernos de ultramar hipercorruptos se ha transformado en vísperas de elecciones presidenciales en medidas restrictivas para altos funcionarios de gobiernos extranjeros acusados de corrupción dañina para los intereses de los EE UU.

George Bush anunció su política de puertas cerradas para corruptos y tiranos en la 34 Cumbre de las Américas, celebrada el 12 de enero en Monterrey (México). En el decreto se prohibe la entrada en los EE UU de todos los altos funcionarios acusados de corrupción o sujetos a investigaciones por corrupción con "efectos nocivos serios sobre los intereses económicos de los EE UU o sus empresas y sobre la seguridad o la estabilidad de instituciones o naciones democráticas".

La prohibición afecta a los que soliciten, validen u ofrezcan sobornos, así como a los funcionarios acusados "de malversación de fondos públicos o de interferencia en el sistema judicial, electoral u otros procesos públicos" que dañen los intereses de los EE UU. La prohibición se extenderá a los parientes cercanos (esposos, hijos, familiares y personas beneficiarias de tales actividades).

La lista de las personas afectadas por la prohibición será elaborada por el Secretario de Estado, Colin Powell o alguien designado por él. Una lista de proscritos similar ya ha sido creada para incluir en ella a los sospechosos de pertenecer a bandas terroristas después de los atentados del 11 de Septiembre.

En su declaración oficial, presidente Bush anunció que la decisión se ha tomado considerando la importancia para la estabilidad del mundo, para la paz y el desarrollo, de instituciones públicas legítimas y transparentes en todas las partes del mundo". Se refirió en dicha declaración a "los efectos negativos que la corrupción de instituciones públicas ocasiona a los esfuerzos de Estados Unidos para promover la seguridad y consolidar las instituciones democráticas y los sistemas del mercado libre".

Son muchos los analistas que afirman que la militancia de Bush en las causas anticorrupción persigue mejorar la imagen internacional de los EE UU, a los que se percibe como hiperpotencia pero poco o nada como hiperpotencia
democrática cuando enseña sus músculos para defender la causa de la Libertad. No faltan los que advierten que se trata de una argucia para evitar que los miembros de las citadas listas, en casi todos los casos objeto de investigación por las autoridades federales, sean detenidos por los jueces, una vez en el interior de los EE UU, y puedan implicar a los altos ejecutivos de las grandes compañías y altos funcionarios de la administración federal con consecuencias nefastas para la credibilidad internacional de los EE UU y sobre todo para el certificado penal de los implicados.


> Obiang "el apestado"

Durante su mandato han estallado los escándalos de Enron, de WorldCom y los episodios de corrupción grave de Kazajastán, Azerbayán, Angola y Guinea Ecuatorial con fuertes conexiones con compañías petroleras de los EE UU y a altos funcionarios de su administración.

El decreto afectará a individuos concretos, pero afectará lógicamente a los niveles más altos del gobierno en muchos estados. Podría, por ejemplo, incluir, como ya se ha filtrado, a personajes objeto de investigaciones dentro de los EE UU por corrupción muy grave, Eduardo Dos Santos presidente de Angola (2 mil millones de $), Teodoro Obiang Nguema (400 millones de $), mandatarios venezolanos e indonesios y varios ministros del anterior gobierno nigeriano.

En las listas se sabe que entrarán altos dignatarios de Kazajastán, Azerbayán, buenos aliados de EE UU en la guerra contra el terror y grandes exportadores de petróleo. El departamento de la justicia de los EE UU actualmente está investigando si Mobil Oil Corp, ahora parte de Exxon-Exxon-Mobil, participó en un plan para desviar $78.000.000 a la cuenta bancaria suiza del presidente de Kazakhstan, Nursultán Nazarbayev, y otros altos funcionarios.

Nursultán Nazarbayev se le acusa de sostener un saldo medio de mil millones de $ en una cuenta bancaria de Suiza con dinero desviado de los ingresos que proporciona al país los yacimientos petroleros de Tengiz. Se ha podido demostrar que James Giffen, hombre de negocios de los E.E.U.U. y ex-consejero de Nazarbayev, utilizó más de 20 millones de $ para sobornos de altos funcionarios de Kazajastán. Se sabe que EE UU ha congelado los activos de una de las hijas del presidente Nursultán y otra de ellas es objeto de investigación por el Departamento de Justicia, acusadas de obtener sus ingresos de compañías petroleras de los EE UU.

Azerbayán y Kazajastán son objeto de interés de Global Witness y están incluidos en las listas de NGO Trasparency International. En el caso de Azerbayán las investigaciones se centran en los altos sobornos pagados por compañías occidentales para participar en la privatización de la compañía petrolera del estado, SOCAR y que alcanzan al Presidente de la República. En la época objeto de investigación el presidente Ilham Aliyev era vicepresidente de SOCAR.


> Consecuencias a corto plazo

Hasta la fecha la corrupción y las acusaciones por delitos contra los derechos políticos no constituían argumentos de interés para la negación de un visado de entrada en los EE UU. La prohibición, por lo tanto, representa un salto cualitativo que reducirá la desproporcionada tolerancia social de la opinión pública occidental con los tiranos y la corrupción. La disminución de dicha tolerancia social se transformará, poco a poco, en acciones judiciales y actuaciones fiscales en los sistemas judiciales occidentales más ajustadas a derecho, en cuanto a dichos delitos se refiere.

La política de puertas cerradas afectará a los países europeos y la pléyade de naciones que proporcionan albergue y cobijo a delincuentes tan peligrosos, amigos de lo ajeno y lógicamente a las empresas que se empecinan en gestiones fraudulentas, poco transparentes, para proteger la corrupción. Observése que la mayor parte de empresas implicadas son empresas cotizadas en bolsa y que están obligadas por ley a la máxima transparencia en el mundo occidental.

Afectará igualmente a los países europeos, grandes animadores de tiranos y corruptos y con opiniones públicas ampliamente tolerantes con semejantes energúmenos y muy permisivas con las prácticas corruptoras de sus propias empresas en el exterior.

Las malas lenguas afirman que ciertos núcleos de la administración española estarían realizando cuantiosos esfuerzos ante el Departamento de Estado para evitar la presencia de Teodoro Obiang en la lista de proscritos.

El 20 de Enero de 2003, Los Angeles Times, citando fuentes de Global Witness y de su testigo Gavin Hayman, hizo público que The Riggs Bank (banca personal bajo control de un círculo familiar de la rama Dupont), con sede en Washington, ha mantenido hasta la fecha un saldo estable entre 300-500 millones de dólares en la cuenta bajo control personal de Teodoro Obiang quien no tuvo más alternativa, ante la clamorosa evidencia de las pruebas y los datos, que confirmar en Londres su existencia. Existencia que justificó porque estaba bajo control de tres funcionarios del Ministerio de Hacienda de Guinea Ecuatorial y que era utilizada para los pagos de la industria petrolera. Su respuesta, desde luego, ni explicaba ni explica los movimientos financieros que se desprenden de los extractos bancarios aportados por Global Witness y que obedecen a los designios personales de Obiang Mbasogo y su familia directa. Global Witness, a continuación, preguntó por qué las compañías petroleras de los EE UU presentes en Guinea Ecuatorial liquidaban sus impuestos en cuentas personales de Teodoro Obiang y requirió al Ministerio de Justicia de EE UU para que iniciara las investigaciones oportunas.

La maquinaria judicial y policial de los EE UU hace tiempo que se puso en marcha y las sospechas iniciales se han transformado en muy poco tiempo en certezas. Los movimientos de dicha cuenta, posteriores a la denuncia y a las investigación, han confirmado a los miembros de la investigación la veracidad de los primeros indicios. La conducta de Obiang está afectando, y podría ser mucho más grave, a la buena imagen corporativa de las empresas petroleras y de sus altos ejecutivos con intereses en Guinea Ecuatorial. La fortaleza de Obiang ante el avance de las investigaciones se deduce de las enormes presiones que está realizando para que las grandes empresas petroleras contribuyan a salvar su situación bajo la amenaza de colaborar con la investigación, si llegara el caso, y arrastrar en su caída a buena parte de los altos ejecutivos de las empresas afectadas y a la cotización en bolsa de dichas empresas.

El Mariscal Obiang se está convirtiendo de manera acelerada en un incomodo pasajero para todas las partes.

Nadie en España, hasta la fecha, se ha hecho eco de la noticia. Provocó un gran alboroto en los EE UU y recientemente el espacio televisivo 'sesenta minutos' dedicado monograficamente a Guinea Ecuatorial bajo el título el 'Kubait de África', conmoció a la opinión pública del mundo anglosajón por los pésimos indicadores económicos y civiles (culturales, sociales y sanitarios) que arrojaba el país en contraste con sus inmensas riquezas y la fortuna personal de Obiang Nguema Mbasogo.

Es obligado pensar que Obiang Nguema goza de gran cariño y alta consideración en España, entre las izquierdas y las derechas, y en su sistema judicial. ¿Se entiende ahora, o se entiende mejor, cuando hablamos de amplia tolerancia social de la opinión pública occidental, europea y española con los tiranos?. La opinión pública europea y también española siente una atración morbosa por los tiranos, léase Sadam, léase Obiang...



--------------------
Texto. Malabo Análisis


Primera
Malabo Análisis
Buen Gobierno
Tratado G3
Indicadores




















































••••••••

••••••••